miércoles, 17 de febrero de 2010

LA SELECCION MAS GRANDE DEL MUNDO


Ustedes no entienden nada. O peor. Son parte de una campaña antiargentina. Participan de la conspiración. Se les nota mucho el ánimo destituyente. Aprovechan cualquier cosa para criticar a ese gran proyecto llamado selección nacional. Un proyecto bien organizado y con personal competente. Que tiene el gran sueño de hacer cantar a Valeria Lynch en Johannesburgo. Cada paso y cada decisión se explican en función de ese objetivo. Estamos construyendo un campeón del mundo y ustedes solamente se dedican a ponernos palos en las ruedas. Están tan cegados que no pueden ver nada positivo. Por ejemplo, la jugada genial de la semana pasada para desorientar al entrenador de la temible Jamaica, nuestro rival del próximo miércoles en Mar del Plata. Durante media hora, ese señor quedó confundido e intimidado por la presencia en la lista de los cuatro futbolistas de Estudiantes de La Plata. La fugaz aparición de Sosa, Clemente, Boselli y Enzo Pérez ya logró su cometido: meter miedo en el adversario. Pero ustedes no lo vieron y encima la llamaron ¡papelón! Ni siquiera supieron valorar la aclaración de Bilardo. En su fluido castellano, el Director Nacional de selecciones dijo las palabras exactas. "Fue una lista parcial, no definitiva". Nuestro cuerpo técnico siempre tuvo todo clarito. Además, ¿a quién se le ocurre programar partidos de la Libertadores, una copita sin tradición, justo en la semana de semejante compromiso del seleccionado nacional? ¿Qué culpa tenemos de que el campeonato Clausura 2010 debe disputarse en menos de cuatro meses?
Estamos armando el equipo para el Mundial y nos vienen con pavadas del estilo "nos jugamos el descenso y nos convocan cuatro jugadores". Por favor. No podemos distraernos con minucias. Jamaica es un fundamental banco de pruebas para nuestro plan maestro. Los críticos de siempre se la pasan repitiendo que Maradona ya convocó a más de cien futbolistas y que maneja al equipo nacional como si fuera su juguete personal. No entienden este acto de grandeza y generosidad. Antes, el seleccionado argentino era un clan selecto de jugadores que, en su gran mayoría, competían en Europa. Hoy no hay ni vetos ni restricciones. La Selección de todos es una hermosa realidad. Hay 102 hombres que pueden gritar con orgullo su pertenencia a este grupo. Desde la A de Andújar hasta la Z de Zuculini. Diecinueve de los veinte equipos de Primera División han tenido, por lo menos, un jugador convocado desde que pusimos en marcha nuestro experimento. Solamente Tigre puede sentirse discriminado. ¡Perdón Chino Luna! Y no nos tomen el pelo. Sabemos que Néstor Ayala es paraguayo. Nos sobra información. Todo está funcionando muy bien. Por primera vez en 30 años, nuestro excelentísimo señor presidente de la AFA Don Julio Humberto Grondona no interviene y, asombrado, disfruta de nuestra obra. Quisieron abrir una grieta con un supuesto enfrentamiento entre Bilardo y Maradona. ¿Ya se olvidaron de ese abrazo del alma en Montevideo?
Ustedes no entienden nada. Hemos hecho un gran aporte a la reactivación del mercado argentino. Presten atención a la primera formación "local" contra la poderosísima Panamá el 20 de mayo de 2009. De los 18 convocados, nueve fueron transferidos a otro club tras ese partido. La mayoría, casi inmediatamente después: Prediger de Colón al Porto portugués, Zuculini al Hoffenheim alemán, Bergessio al Saint Etienne francés, Bernardello al Almería español, Sand a Emiratos Arabes, Montenegro al América mexicano y Defederico al Corinthians brasileño. Estas siete operaciones generaron, aproximadamente, US$ 50 millones en plena crisis internacional. Este año, Salvio pasó de Lanús a Atlético de Madrid en diez millones, Bolatti ya está en Fiorentina, Ferrero saltó de Colón a River y Hauche de Argentinos a Racing. Son todos productos de nuestro seleccionado nacional y popular. Por supuesto, se trata de grandes jugadores que no necesitaban el cartel de "selección" para su venta.
Pero nosotros estamos un paso más adelante. Nos anticipamos a la desconfianza del dirigente: "Si es tan bueno, ¿por qué no juega en la selección?". Y ahí están estos partidos para dar la respuesta y, de paso, aumentar la cotización. El muy buen delantero de Arsenal Franco Jara debutó en el equipo contra Costa Rica. Entró en el segundo tiempo y marcó el gol del triunfo. Apenas una semana más tarde, el Benfica portugués anunció su fichaje en U$S 7 millones. No sólo hacemos felices a los jugadores, sino también a los dirigentes de los clubes y, sobre todo, a los representantes. ¡Marche un DVD con el jugador vestido de celeste y blanco para venderlo a Europa! Todos los agentes deberían reunirse para escribirnos una carta abierta en señal de agradecimiento por tantas oportunidades de negocios.
También nos encargamos de potenciar a los que se atreven y deciden regresar a nuestro fútbol. Claudio Bieler volvió para jugar en Racing después de su exitoso paso por Liga de Quito. Dos partidos le alcanzaron para ser convocado, al igual que su compañero Lucas Licht, de regular rendimiento en el Getafe español. Por las dudas, Roberto Ayala, otro flamante refuerzo académico, avisó que nunca le había cerrado la puerta al seleccionado. Pero olvídense del factor económico, sáquense la plata de la cabeza. Lo nuestro es puro altruismo. Somos Julián Weich en "Sorpresa y Media", cumpliendo el sueño del pibe de jugar en la selección. El defensor de Chacarita Mariano Echeverría le marcó dos goles a Tigre en la primera fecha del Clausura. Dos días más tarde, recibía su citación para el plantel anti Jamaica.
Ustedes no entienden nada. En lugar de escandalizarse por el caso Pereyra de Atlético Tucumán, ¿por qué no piensan en el pobre chico que durante un par de horas se sintió protagonista de nuestro proyecto? Quizás, la motivación de sentirse parte lo habría ayudado para recuperarse más rápido de, convengamos, una pavadita como es la fractura del tabique nasal. Además, Bilardo ya lo aclaró en su propio idioma: "algunos decían que estaba para jugar, con una máscara". ¿Se imaginan lo que habría provocado en los muchachos de Jamaica ver a Pereyra con máscara? Eso queríamos y por eso lo convocamos. Pero apareció la máquina de impedir. Sigan criticando, muchachos. Sólo les falta decir que, en realidad, estos futbolistas juegan para pagarle el sueldo al entrenador. ¿A quién le importa que estos partidos sean organizados por la empresa Santa Mónica y que su recaudación (de taquilla y de derechos de TV) sirva para cumplir con el contrato de Maradona? No pueden pensar con tanta malicia. Más respeto, esta es la selección argentina.
Mientras tanto, Messi, Higuaín, Tevez, Agüero y Milito la rompen en Europa. Banega se destaca en Valencia y ofrece una variante para el mediocampo. Gaby Milito y Samuel se postulan para la defensa con buenas actuaciones. Y acá Verón está en un nivel superlativo. ¿Vieron su golazo ante San Lorenzo? Pero no importa que sean de acá o de allá. Nuestro técnico los hace sentir importantes a todos. Miren cómo reaccionó Mascherano tras aquel "Masche y diez más". La rompe en Liverpool y en la selección. Es siempre figura. Después de haber sido distinguido como "el" arquero, JP Carrizo es pura confianza en Zaragoza. ¿De qué se quejan Nicolás Burdisso y Lisandro López? ¿Desde cuándo un técnico debe cumplir con la promesa de incluirlos en el equipo? Por favor…
Un cuerpo técnico competente (ya volverá el estratega Lemme, lo extrañamos), un presidente de AFA comprometido con nuestra idea y un plantel con más de cien variantes. Tenemos la selección más grande del mundo y estamos armando un equipo campeón. Ustedes no entienden nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada