domingo, 14 de febrero de 2010

EL GRAN VASCO CEA OTRO INMENSO DEL BALOMPIE












Puesto
Delantero. Entreala izquierdo hoy llamado volante.
Característica
Fue de los grandes jugadores del fútbol uruguayo.
Actuación en Nacional
1925 - 1930 y 1934 - 1935.
Títulos con Nacional
Campeón Uruguayo en 1934..
Títulos con Uruguay
Campeón Olímpico en 1924 y 1928.Campeón Mundial en 1930.Campeón Sudamericano en 1923, 1924 y 1926.




NO EXISTIA LA TELEVISION CUANDO EL JUGABA ENTONCES SE VIO MUCHOS MENOS QUE LOS FENOMENOS ACTUALES SIN QUERER ENTRAR EN CONTROVERSIAS


El "Vasco" Cea era un monstruo jugando al fútbol. Adivinaba todo lo que iba a pasar en la jugada siguiente. No era veloz con sus macizas piernas, pero su imaginación y su picardía volaban juntas. Sus pases eran medio gol; pero cuando nadie los hacía, se anotaba con alguno... casi siempre providencial. Gran hincha de Nacional, jugó desde 1925 a 1930. Intervino en las giras de 1925 por Europa y 1927 por Centro y Norte América . Posteriormente vuelve en 1934 y 1935.Campeón Uruguayo en 1934, jugó 103 partidos y convirtió 31 goles.Sus grande hazañas futbolísticas las realizó defendiendo a Uruguay. Si estaba perdiendo Uruguay, todos buscaban al “Vasco”. Era garantía de empate. Y Cea no fallaba. Logró el empate celeste frente a Holanda en las semifinales de 1924 y en la final marcó uno de los tres goles con que se derrotó a Suiza. En 1928 marcó el gol del empate frente a Italia. En 1930 hizo el gol del empate frente a Yugoslavia y en la final contra Argentina convierte el gol para empatar cuando Uruguay perdía 2 a1. Títulos con Uruguay UruguayCampeón Olímpico en 1924( Colombes) y en 1928 (Ámsterdam) , Campeón del Mundo en 1930 (Montevideo) Campeón Sudamericano tres veces; en los años 1923, 1924 y 1926Una salud de titán, le permitió alcanzar una hazaña insuperada entre sus compañeros celestes. Fue el único jugador uruguayo que jugó todos los partidos de las Olimpíadas de 1924 y 1928 y del Campeonato Mundial de 1930. Cea dentro del campo fue una verdadera lección técnica. Seguramente fue el pionero de los centrocampistas de hoy. En el viejo sistema en que el lateral tenia que marcar el ala, haciendo un juego de posición que obligaba a ubicarse distinto para no ser tomado en el medio y quedar superado en el intercambio de la pelota entre el puntero y entérala de entonces, el “Vasco” fue el gran auxilio. El se prendía con su tenacidad al entreala contrario y pegaba el grito: “Agarráte al puntero .”. Y marcaba sin ser veloz. Su tranco era tremendamente rendidor. Sobre el adversario, punteaba la pelota y le daba chance al compañero de entrar en su contacto o dominarla. Después el desmarque y la claridad para facilitar el retorno del balón a su pie derecho, porque ese era el de mejor dominio y porque Cea era diestro y jugaba por la izquierda. " Seguramente el gran Vasco, heredero de la fuerza y la tozudez de su raza fue el futbolista ideal para la lucha hábil; el hombre capaz de jugar duro sin perder la destreza y enfrentar la marca más destructora siempre de pie y pertrechado con su gran arma: la sonrisa" (Marcelino Pérez. El libro de oro de Nacional)
Posterior a su retiro como jugador siguió afectivamente vinculado a Nacional, acompañándolo en diversas giras por el interior. Luego fue comentarista radial junto con Dalton Rosas Riolfo en el programa “Tierra de Campeones “ donde inmortalizó en una frase su concepto de como se debía jugar al fútbol: "cortita y al pie" Falleció en el año 1970 y sus restos fueron velados en nuestra Sede Social.
Algunos anécdotas de su vida
Hincha a muerte de Nacional había jurado no entrar, bajo ningún concepto a la sede de Peñarol. El día que murió Álvaro Gestido, apareció por allí pues velaban a su gran amigo. Se plantó ante el ataúd, para rezar la oración del corazón que quiere y del alma que sufre. Miró a los hinchas aurinegros que lo observaban con sorpresa porque conocían su íntimo juramento y les dijo: “ustedes nunca podrán saber qué clase de hombre han perdido”. Y se marchó, acaso pensando: “Pérdidas así, es imposible empatarlas”.
Un 9 de junio –por ejemplo-, Rosas Riolfo le preguntó, en el programa “Tierra de Campeones”: “Vasco ¿es verdad que ustedes nunca cobraron nada por jugar...?. Vasco: “¿Quién le dijo eso...? Mire, hoy es día de Colombes. El lechero, el diariero, cuando llegaron a casa me felicitaron. Después tomé el repechito de Agraciada, y cada uno que veía me gritaba “¡Vasco, lo felicito...!”. Al entrar a Radio Carve. Juan Enrique De Feo, Raúl Fontaina y muchos otros me dieron un apretón de manos para congratularme por el aniversario... Usted mismo me acaba de dar un abrazo... Dalton: ¿Y eso qué tiene que ver? Vasco: “¿No se da cuenta...? ¡Todavía me están pagando...!
Muchos sostuvieron que Ángel Romano, el celebrado “Loco” fue de los mejores jugadores del mundo en todas las épocas. Estaban jugando en Cuba, en la gira con Nacional. El Vasco de entreala y Romano de wing izquierdo. Iba ganando Nacional por más de seis goles y en el vestuario Romano le dice: “Vasco, déjame pasar un poco al medio, para divertirme...” “El Vasco” no duda un minuto en responder: “Si te dejo pasar al medio, no juego más... Usted de queda en la punta: se cansa menos y juega más años...”
Era un partido de Segunda División, entre Peñarol y Nacional, y el trío central albo lo integraban “El Manco” Castro, Luisito Gianelli y Cea. De centrehalf en Peñarol, “El Gallego” Lorenzo Fernández. Antes de empezar, el Vasco le dice fuerte al Manco, para que oyera Lorenzo: “Manco, hoy tuya y mía, ¡eh...!, jugala por el medio, que ahí Peñarol no puso a nadie...” Lorenzo tronó: “¿Y yo quién soy...?”. Cea que retruca: “Vos no sos nadie...”. “El Gallego se enfureció, dió y le dieron. Duelo de hombres. Al final salieron todos abrazados, como hermanos, como cuando en la final del treinta, los tres fueron campeones del mundo...
Nunca creyó que el jugador podría rendir menos por la altura. Cuando le hablan de Bolivia, Colombia o México, se reía... José Maria Muñoz, de Radio Rivadavia, le preguntó una vez en Buenos Aires: “Vasco, ¿a ustedes los afectó la altura en México?. Una sonrisa y la respuesta picaresca: “Sos loco... en ese tiempo México estaba al nivel del mar...”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada