lunes, 22 de febrero de 2010

AL MAXIMO GOLEADOR DE BOCA LO ECHAN RAREZAS DE UN CLUB QUE DESDE HACE UNOS AÑOS SE ROMANIZO

NO LE RENOVARAN EL CONTRATO

A Palermo le quedan 15 partidos para irse de Boca

Un alto dirigente le confirmó a PERFIL que pase lo que pase en el Clausura, el delantero no seguirá en el club a partir de junio. El motivo que tienen los directivos, explicó, no es futbolístico, sino que consideran que se terminó un ciclo y que necesitan darle aire a jugadores más jóvenes como Viatri. En Estudiantes, por su parte, no aseguraron que irán a buscarlo.


Siente el gol. En el club de la Ribera anotó 172 por torneos locales y 43 por internacionales.

Aquella bandera de los goles tachados resulta hoy una alegoría. Ante cada gol de Martín Palermo, el ex tesorero de Boca Orlando Salvestrini marcaba, desde su palco, los tantos que le faltaban al rubio delantero para alcanzar la cifra de Francisco Varallo en la era profesional. Por entonces, la leyenda que precedía a los números indicaba en letras de molde: “La cuenta regresiva”.

El mapa de la vida deportiva de Palermo seguramente no incluirá al mundo Boca después de junio. “Queremos un jugador con las características de Martín, pero con doce años menos”, le confió en off un importante dirigente a PERFIL. Ese hombre es Lucas Viatri, el plan A de los dirigentes para después de Sudáfrica 2010. La misma fuente revela que “la mayoría de la comisión directiva considera que Palermo ya cumplió su ciclo” y que su futuro en Boca no dependerá de los goles que pueda convertir en este torneo. Con casi todas las cartas echadas, el equipo xeneize está dispuesto a prescindir de uno de sus ases. En la era de la renovación, ya pagó Pato Abbondanzieri y es segura la salida de Hugo Ibarra a mitad de año. Pero la ruleta que activaron los dirigentes no se detiene. Y sostienen que una de las próximas pelotitas caerá en el casillero del nueve.

Nubarrones. Nadie pone en duda el currículum de Palermo, que parece no tener fecha de vencimiento. En efecto, en este Clausura convirtió tres goles en cuatro partidos. El problema es su DNI. Con 36 años, el delantero todavía no sabe cuál será su club a cuatro meses del día D. “La temperatura de Boca es cambiante. Y Martín no tiene microclima propio, aunque debería tenerlo por ser quien es”, se queja un allegado al goleador. La comparación apunta a la supuesta indecisión de los dirigentes para resolver temas de contrato. El argumento de la Comisión de fútbol es que todavía no hubo charlas con ningún jugador. Una situación diferente reveló el viernes Riquelme en conferencia de prensa: “En diciembre el club se ha comunicado con mi representante y yo pedí que se pusieran a hablar recién cuando termine el torneo. Boca tiene la intención de que siga acá, y yo también”.

Los últimos capítulos. El final de la película de Palermo se empezó a escribir en junio de 2009, cuando se le renovó el contrato por un año. Para alcanzar la cifra pretendida por el Loco, Boca incluyó varios ítems, además del sueldo: prima, premios por campeonato y objetivos por goles convertidos. El más particular de todos (aún vigente) hace referencia al eventual retiro de Palermo. Sí, en su millonario contrato hay una parte que figura bajo el concepto “adelanto por partido despedida”.

La semana pasada la alarma se reactivó cuando el técnico Abel Alves lo sacó a diez minutos del final, con el partido empatado 0 a 0 entre Boca y Atlético Tucumán. “Martín se enojó porque entendía que podía aportar algo en esos minutos”, reconoce alguien del entorno del jugador. La doble lectura volcó la mirada hacia el mensaje del entrenador. Acaso fue la prueba pública de que Palermo no es intocable. Y de que Viatri está listo para ocupar su lugar en el área. Como quieren los dirigentes, que ya rechazaron varias ofertas por el hombre destinado a la herencia de la camiseta número nueve.

¿Fútbol retro? Se sabe, Estudiantes es su casa. Surgido en el club de La Plata, Palermo tuvo chances de volver el año pasado, cuando su amigo Juan Sebastián Verón lo tentó para que jugaran juntos. Sin embargo, el nueve eligió quedarse a batir récords en Boca. La correspondencia a la invitación de la Bruja llegó un mes después: “Sería un sueño jugar el Mundial de Clubes con Estudiantes”. Su declaración generó amenazas de cierta parte de La 12.

La disyuntiva vuelve a plantearse a partir de la incertidumbre que no despejan los dirigentes de Boca. “No hubo ningún contacto con Palermo”, le asegura a PERFIL el vice primero de Estudiantes, Marcelo Malaspina. Eso sí, alguien de la dirigencia del equipo platense anticipa un dato que puede allanarle el camino al goleador de Boca: “En junio vamos a vender a (Mauro) Boselli”. La ruta ya está trazada. En dos semanas llegan para negociar dirigentes del Birmingham inglés, dispuestos a pagar, al menos, 8,5 millones de dólares por el ex delantero de Boca. Si no, todavía hay puertas abiertas para Palermo. Según su representante, Gustavo Goñi, “el Inter de Porto Alegre ya se acercó en diciembre pasado y sigue interesados” por el nueve de oro. Será cuestión de tiempo. O mejor: de que la cuenta regresiva en Boca llegue a cero.

En el club ya tienen un plan V

“No hay que venderlo, es un fenómeno. Con él Boca va a tener nueve para rato, sin dudas.” Carlos Bianchi dejó su sentencia sobre Lucas Viatri, bastante antes de abandonar su función de mánager en el club. La idea quedó instalada entre los dirigentes, que rechazaron “ofertas importantes” para no quedarse sin el gran heredero del área. “Viatri es como Palermo, pero joven”, se entusiasma un dirigente ante PERFIL.

Su autorretrato se basa en la foto del hombre que difícilmente siga en Boca. El delantero de 22 años señala que copia movimientos de Palermo, de quien opina: “Es un animal”.

Lejos de ostentar la galería de goles de su ídolo, Viatri colecciona algunas perlas, como el tanto que le convirtió de cabeza a River (1-0) en el Apertura 2008, torneo en el que Boca se consagró campeón. El juvenil que debutó bajo la conducción de Carlos Ischia ya tiene 50 partidos en Primera y 14 goles. Traducción: como en muchos de esos encuentros arrancó como suplente, su promedio es de un tanto cada 189 minutos. Palermo, en cambio, tiene un mejor registro: hizo un gol cada 136 minutos en sus 351 partidos en Boca.

El primer gol de Viatri fue el 25 de mayo de 2008, ante Vélez. En este torneo anotó uno, contra Newell’s. No será el último en Boca. Al menos ésa es la gran apuesta que hoy por hoy tienen los dirigentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada