martes, 13 de abril de 2010

CHERRO DESDE EL MAS ALLA LOS MIRABA AZORADO


FANTOCHES
BOQUENSES
COQUETEADORES HISTERICOS
Riquelme por un lado...y Palermo por el otro
En los festejos de los goles se evidenció el clima hostil entre ambos; Riquelme ni se acercó a saludar a Martín y corrió para otro lado, solo; el nueve, en cambio, sí se abrazó cuando Román marcó su tanto
La tarde noche en la que Palermo alcanzó a Roberto Cherro como máximo goleador histórico quedará salpicada para él por un festejo que escondió -o no- algo de bronca acumulada. Bronca por la sequía que postergó esta alegría y porque su distanciamiento con Román hizo que el Diez, que le dio el pase gol, ni se acercara para saludarlo o felicitarlo por el logro.
En cambio, cuando Riquelme marcó su tanto, el tercero de Boca, Palermo sí se acercó y lo abrazó en el festejo.
Tras la derrota ante Colón, Palermo había pedido que tomen decisiones, en alusión, supuestamente, a separar a Román del plantel, para permitir, entre otras cosas, que llegara Barros Schelotto como director técnico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada