miércoles, 3 de marzo de 2010

HACE MUCHOS AÑOS QUE NO SE VEIA UN PARTIDO ASI


TORNEO CLAUSURA

Partido inolvidable, en un clásico histórico

Miércoles 3 de Marzo de 2010 | Ocho conquistas, un penal atajado y un gol del "Titán" que le sirvió para alcanzar a Cherro.

¡Por Dios, qué partidazo! Ni Boca ni Vélez supieron ayer lo que es resignarse a la derrota. El clásico de ayer en el estadio Amalfitani no tuvo desperdicios, en los 93 minutos de la partida. Tamañotrepidante espectáculo se dio en una noche muy especial para Martín Palermo, instalado ya en el pedestal del máximo artillero de la historia de Boca, con 218 tantos, mención que comparte con el gran Roberto Cherro. Martín es así, no hay qué hacer.
Cada uno de los bandos hizo lo suyo para llevarse la ventaja y el partido. Por eso, el 4 a 4 final refleja una paridad envidiable. Quizás a Boca le haya dolido más el resultado, porque primero empezó abajo en la marquesina, tras un cabezazo de Zapata; tuvo casi al toque la chance de empatar, pero Palermo no pateó bien un penal y Montoya le dijo que no. Optimistas como pocos, los de La Ribera se fueron a buscar el achique. Tal es así que Monzón le sacó jugo a un error de Domínguez y puso el 1 a 1. Vélez había sentido el pinchazo del fallido despeje al lateral de "Sebas" y se durmió.
Y ahí fue cuando Riquelme metió una pelota al corazón del área local, que el "Titán" tomó como pudo y definió al palo derecho de Montoya. Golazo y a festejar con champaña, porque Martín se convertía en un nuevo histórico todo terreno.
El descanso llegó como una bocanada de aire para la "V", que recién se despertó en el complemento tras un cachetazo de Gaitán, que derivó en el 1-3 para el anfitrión. La cosa parecía sentenciada. Error. Los velezanos sacaron a relucir su temple y se fueron a buscar el todo o nada. Martínez metió el descuento, Silva emparejó las acciones. Luego, una corrida, con exquisita definición al palo de García incluida, Silva puso el resultado 4 a 3 a favor del local. Ahora sí, el tema estaba cerrado, pensaron algunos. Nada que ver. A falta de 2’, Monzón exigió a Montoya y Medel llegó a puntear la pelota para que la "bonita" cruzara la red y pusiera el 4 a 4.
Final inolvidable en Liniers, mágico. Y no sólo porque Palermo escribió su nombre a puro gol en la historia viva del "xeneize", sino porque 22 guerreros dejaron hasta el último aliento en el campo de batalla. (Especial)

218 razones para pintarte de ídolo

De porte cero elástico, Martín llegó a La Ribera con el sueño de poder triunfar. El salto de Estudiantes a La Bombonera le costó siete partidos antes de poder festejar su primer gol, en el ’97. Pasaron casi 13 años desde aquel 30 de septiembre, que parece tan lejano como el récord del eterno Roberto Cherro cuando él pisaba Casa Amarilla. Máximo goleador en torneos cortos -con 20-, artillero absoluto en su cancha y goleador en varios torneos internacionales, a "San Martín Palermo" le faltaba una frutilla, la 218. Que ayer, después de fallar un penal, la encontró y cantó bingo. Se viene la 219.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada