jueves, 30 de abril de 2015

API OPINA

Para correr el Pellegrini”, se sinceró el profesional. En esta ocasión Alma de Acero afrontaba otros desafíos, como el alargue de tiro y un desarrollo que lo obligó a cambiar de actitud sobre la marcha. Pero el ejemplar que ya tiene una gran hinchada en Saladillo las sobrellevó con su arma de siempre: su enorme corazón: “Como eran 400 metros más le pedí a Leandro (Goncalves) que lo escondiera. Pero el desarrollo se hizo lento y fue mucho antes hacia adelante. Pero él tiene un enorme corazón que se sobrepone a cualquier contingencia”, concluyó Pavlovsky. Sí, ese mismo corazón que combinado con la inteligencia del entrenador ha deparado finales victoriosos. Una fórmula, al menos por ahora, irrompible... Por Héctor Raúl Torres hectortorres@revistapalermo.net Pavlovsky: “El caballo hará la ruta del Pellegrini” Alma de Acero siempre puso el corazón, y Agustín Pavlovsky la cabeza. Con esa estrategia el crédito del stud Baltasar ya sumó cinco victorias jerárquicas al hilo, incluidas el Martínez de Hoz (G1) y el Clásico Porteño (G3), éste último disputado el último sábado sobre el césped de San Isidro. Con la misma receta y pese a la tentación que resulta la posibilidad de ir a competir a la Breeders’ Cup de los Estados Unidos, el preparador del hijo de Versallesco anunció que si el alazán gana el Gran Premio 25 de Mayo (G1) –la prueba que da la chande de participar de la rutilante serie--, próximo paso en su campaña, desistirá de viajar al Norte y seguirá la ruta natural que desemboca en el Gran Premio Carlos Pellegrini. Es decir, tras el 25 de Mayo correrá el Progreso y la Copa de Oro (G1). “Un mes antes de ganar el Martínez de Hoz les anticipé a los dueños que no correríamos el Latino, pese a que ese triunfo nos metía directo en esa carrera. De la misma manera que ahora les digo que no vamos a participar del Breeders’ Cup Turf si nos toca ganar el 25 de Mayo. Soy excéptico con la idea de viajar. Mi experiencia indica que es muy complicado viajar sobre la marcha y pretender que el caballo corra bien. Trabajé 2 años con Mc Anally y vi como pingos como Bayakoa, Potrillon e Iberal, por ejemplo, no fueron los mismos en sus primeras carreras allá. Recién rindieron cinco meses después. Hay casos excepcionales como el de Calidoscopio, por ejemplo, pero son los menos”, fundamentó el preparador. Por las razones expuestas, entonces, “Api” prefiere el camino que lleve a Alma de Acero al Pellegrini: “No sé si, tanto yo como los propietarios, vamos a tener otra posibilidad como ésta de tener otro caballo con chance A

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada